La noche caliente de Haloween

Guarras: Porno Gratis y Videos XXX » La noche caliente de Haloween

La noche caliente de Haloween

Guarrasonline.es

Todos los meses nos reunimos para hacer una gran fiesta orgía en casa de unos amigos, unas veces en el palacete de Anice, otras en la casa de campo de July.
Este mes lo hemos hecho coincidir con Haloween, hemos hecho una fiestas sexual a lo grande, tan solo había una condición para poder asistir diferente a las otras del año, había que llevar un disfraz.
Yo supuse que habría mucho látex, cuero, lencería muy sexy en general, me puse un traje de cuerpo entero de látex negro, en las piernas, en el lateral entrelazadas, unas botas de caña baja de color rojo también del mismo material.

Guarrasonline.es

Maquillaje muy fuerte, labios muy marcados y muy rojos, los ojos bien profundizados, de negro con brillantinas rojas y las pestañas muy tupidas y extralargas, el pelo muy recogido, gomina suficiente para que no se me fuese y una larga cola con mi melena.
Me miré al espejo y me sentí tan sexy!! me toqué un buen rato, el tacto del látex me excita tanto que no podía dejar de mirarme y saborear la noche anticipadamente.
Aproveché que ese día todos se disfrazan y no me puse nada encima, alguna vez que fui similar me puse un abrigo largo encima, me cubría casi entera, pero hoy por fin me atreví a lucirme.
Pude notar las miradas, me traspasaban, cada vez estaba mas caliente…
Conseguí llegar a casa de July si problemas, si muy excitada, notaba como mi sexo estaba húmedo.
Al pasar la puerta, donde estaba Mía esperándome, entré dentro de un verdadero sueño, me creí Alicia en el país de las maravillas, había de todo, desde conejitas, hombre lobo, vampiros, gatas negras, predominaba el látex como me supuse, pero había de todo, desde monjas putas hasta colegialas, un chico era Tarzán.
Enseguida me me sirvieron una copa de champán, estaba muy fresquito y apetecible.
A lo lejos, ya en otra de las habitaciones pude reconocer la voz de mi amiga Ella,tenía un vestido de dos piezas, muy coqueto y seductor, era como una tartita de fresas pidiendo ser comida…
Tenían a tope la música, Acid Haus, me estaba apeteciendo bailar y de pronto lo hice, mi cuerpo no podía parar de moverse, cientos de ojos estaban mirándome, unos aplaudían,

Guarrasonline.es

otros chillaban, se notaba que se había comenzado a calentar el ambiente.
Entre mis sensuales movimientos noté que varias manos me acariciaban desde atrás, no me di la vuelta a mirar, no importaba quien o cuantos, me gustaba y quería seguir.
Aquel roce de dedos moviéndose sin compás, arriba y abajo por mi culo y mi espalda, sentir el tacto a través de la goma me volvía loca, sin parar de bailar comencé a gemir…

Guarrasonline.es

Guarrasonline.es

Se apagaron las luces y una voz grave, muy ronca anunció que era la noche de los muertos, la habitación quedó iluminada tan solo por velas y calabazas, de fondo sonaba suavemente una música de ultratumba.
Apenas se podía reconocer al que tenías a tu lado, era un grupo muy grande, incluso había más personas que otras veces, eso quería decir que no nos conocíamos todos.
Todo aquel conjunto de sensaciones me asaltaron, me dejé caer como en

Guarrasonline.es

Guarrasonline.es

un éxtasis, de gritos, besos, saliva, manos, zapatos y goma.Aún no puedo precisar en que momento exacto me quedé sin mi mono de látex, tan solo me sentí cogida por mil manos, masturbada por mil dedos y una cuantas lenguas, mi cuerpo no dejaba de convulsionarse con el placer, quería parar y a la vez deseaba seguir.
Mientras aún estaba en aquella postura, tendida sobre una cama redonda de agua, sentí como en mi boca entraba una polla grande un muy dura, me tocó la campanilla y me produjo un vómito, enseguida era un compás apaciguado pero muy intenso, me penetraba incluso a través de mi garganta.

Guarrasonline.es

Guarrasonline.es

Mi mente estaba pensando en como respirar y me separaron bruscamente las piernas, me penetró otra gran polla, no pude ni decir lo mucho que me estaba gustando, aquel pene tan erecto no me lo permitía, justo entonces se corrió por encima de mi cara, noté como me recorría por las mejillas hasta llegar a caer cuello y deslizarse hasta la cama.
Me dieron la vuelta, entonces fue cuando creí que aquella misma polla me penetraría por detrás, si lo hizo, pero a su vez otra me entraba por mi culo.
Estaba tan llena, cada una de aquellas pollas me tocaban todo mi interior produciendo un calor incapaz de resistirlo, pero no quería que parasen.
De mi cuerpo, a través de mi sexo comencé a chorrear, me estaba corriendo, meando, todo a la vez, no podía remediar nada y tampoco lo deseaba, era mi noche y lo pasaría a lo grande.
Estaba aún comenzando la noche de Haloween!!!

⇓ Descargar Vídeo HD


Agregado hace 8 años

Categoría: Follando, Fotos Eróticas, Mamadas, Masturbaciones, Orgias, Parafilia, Relatos Eróticos, Sexo Anal, Sexo en Publico

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,

1 Comentario to “La noche caliente de Haloween”

  1. weight lose dice:

    Its pretty interesting that the mainstream media has changed the way it looks at this recently dont you think? Now it seems that it is discussed thoroughly and more in depth. Its that time to chagnge our stance on this though.

Dejar un comentario