Soy puta, ¿te gusta como te como la polla?

Guarras: Porno Gratis y Videos XXX » Soy puta, ¿te gusta como te como la polla?

Soy puta, ¿te gusta como te como la polla?

Cada noche tengo que ir a trabajar, si soy puta, ya lo sabéis todos, pero lo que nadie sabe es lo que siento al follar con mis clientes.

De casa salgo vestida con mi ropa, la de mi vida privada, en una maletita me llevo la que me pondré allí, como yo digo, la ropa de guerra.
Tengo muchísima, desde tan solo lencería o ropita muy ligera a vestidos de noche, largos y sensuales.
A mi lo que más me gusta ponerme es la ropa de cuero, tengo todo un ropero, cada noche escojo una prenda de cada tipo, nunca se que tipo de hombre será el que quiera llevarme a las habitaciones.
Allí no mando yo, eso solo lo hago con mi vida privada y el sexo con mi chico, para esos momentos tengo un vestuario distinto, también muy complejo, pero jamás me pongo
la misma ropa.
También me llevo un neceser, es como el baúl de los recuerdos, tiene de todo, desde mis maquillajes, en uno más chiquito que va dentro de este, a leches corporales, aceites, lubricantes y un sin fin de juguetes eróticos, que son mis fieles aliados para dar placer a quien reclame mi compañía.
Lo único que llevo preparadito de casa es el pelo, me gusta llevarlo suelto, peinado muy locamente, es lo más cómodo, con un simple cepillado lo tengo listo de nuevo, alguna vez me lo he tenido que lavar, he sudado tanto que se nota, entonces me lo mojo, lo lavo y lo dejo así, suele encantarle a los clientes.

Allí me preparo entera, mi ropa mas sexy, bien maquillada, unos tacones muy altos, sin medias y un perfume que siempre escojo amaderado, es el que me hace ser dura, como deseo que me vean, mis facciones son así, muy marcadas, siempre suelen escogerme los hombres que buscan una mujer que les domine, que sepa llevar la situación, por eso intento que hasta mi olor vaya acorde con todo lo que esperan.
Somos bastantes chicas en el club, nos sentamos de manera que a todas se nos vea por igual, hay dos sofás cada uno a un extremo, yo me siento en la barra.
Llega un hombre…   [continua..]

Es la hora de ser la más rápida, pero no siempre la primera que se le acerca es la elegida.
El chico, algo y moreno, muy interesante, se ha fijado en mí desde el primer momento.
Aunque hay mucha rivalidad normalmente, una compañera me hace una seña que tire yo, que es todo mío.
La camarera, una chica guapísima, rubia con unos pantalones muy ajustados que dejan
ver su tanga, sus pechos tan redondos se pueden observar a la perfección por encima de su escote, le está poniendo una bebida, me acerco…
Me presento con un beso, me sonríe -ya lo tengo en el bote-pienso.
-¿me invitas a una copa?
-OK, ¿que te apetece?
-un bourbon está bien
Mi intención, como siempre hago, es que se líe a tomar conmigo, yo llevo una gran comisión en mi bebida, jajaja, bourbon, jaja, es solo su botella, dentro está rellenado de trina de manzana.
Casi todos pican, quieren emborracharnos, piensan que cuanto más bebidas más guarras.
Entre copa y copa hablamos de nosotros, de su vida, de su mujer, de todos los problemas que tiene y no puede desahogar con su señora, por que ella es señora, yo
soy la puta.
-¿porqué no subimos un ratito?-, le digo, me parece que mira demasiado el reloj, tal vez tenga prisa y se vaya, hay que aprovecharlo a tope.
-¿y que me vas a hacer?
-¿qué te gustaría que te hiciese? o ¿prefieres que sea una sorpresa?- no suelo adelantar acontecimientos, lo que diga que haré después no hay marcha atrás o no cobraré, entonces es mejor reservarse.
Ya arriba en la habitación, lo primero es lavarlo, hay un bidé, se lo digo, me contesta que se ha duchado en casa, pero insisto, mientras le voy diciendo como se la voy a comer.
-despacio, muy despacio, tengo ganas de comerme tu polla, sentirla dentro de mi boca, que me acaricie los labios y presionarte el capullo con mis dientes suavemente, quiero que goces, que te corras….

Acabamos con la limpieza y comienzo a desnudarme, él me mira, no se quita la ropa, aún le queda la camisa pero parece no importarle, a mi menos claro está.
Se está masturbando, me acerco a él y me pongo de rodillas, en mi mano llevo un condón, la protección es necesaria, imprescindible, sin que se entere lo pongo en mi boca, poco a poco comienzo a comerle su pene a la vez que se lo pongo, no se ha ni enterado.
Intenta acercar su mano a su polla, pero yo con picardía se las aparto, le miro a os ojos y le digo, -déjamela, es toda mía-
Parece un nombre tranquilo, otras veces son unos burros y estás a contra reloj, nunca deseas que dure, pero este chico es distinto, parece que yo le importase.
Al fin se quita la camisa y me inclina suavemente en la cama, yo separo mis piernas

y él me mete todo su nabo, la tiene bastante grande, esta vez se ha puesto él solito el preservativo. Como me alegro.
Me penetra durante más de 10 minutos, como siempre estoy deseando que toquen el timbre que le avisa el tiempo pagado. Pero no es así, no ha hecho falta, de pronto se cae encima mío, yo aún entre gritos fingidos, me dice -me he corrido, ¿tu has llegado?-
Le miro suavemente, me ha tocado una fibra que nadie toca, al menos en mi trabajo, se ha preocupado por lo que yo siento…

Imagenes: catodicosprotestantes mercattel elcorazonenlacabeza replicaycontrareplica
marita urbanity

Relato: Mi cuaderno secreto


⇓ Descargar Vídeo HD


Agregado hace 9 años

Categoría: Mamadas, Relatos Eróticos

Etiquetas: ,

1 Comentario to “Soy puta, ¿te gusta como te como la polla?”

  1. yozii dice:

    para mamadas en mikas
    eso ke
    ami no me gusthan
    las mamadas
    solo el sexo
    definithivamente
    fuera
    ok
    adios
    besos
    en
    la puchitha

Dejar un comentario